Arquitectura vacía

La arquitectura contemporánea nos muestra unas evidencias de que algo no va bien. Asistimos de forma prolija a la construcción de edificios descontextualizados, copiados de aquí y de allá y vacíos de alma y espíritu. Clonaciones producidas en absurdos laboratorios de no ideas, de no lugar y de no personas, vendidas como arquitectura de vanguardia.

En YorokobuLa identidad en la arquitectura.

África, primer mundo

Desde hace cinco años, los kenianos abonan todo tipo de servicios (incluido el transporte), hacen sus compras y realizan transferencias a través de M-PESA, que se ha convertido en la herramienta de pago por móvil más desarrollada del mundo. Y para ello no necesitan un teléfono inteligente de última generación, basta con un móvil tradicional con servicio de mensajes de texto (SMS).

En GuinGuinBali, Kenia, donde es más fácil comprar tomates con el móvil que tener agua potable.

Relacionado: Monedas complementarias.

Dictablanda

1973: “La opinión mía es que estos caballeros se toman y se mandan por avión a cualquier parte, e incluso por el camino los van tirando abajo”.

1989: “Yo no amenazo, no acostumbro amenazar. Sólo advierto una vez. El día que me toquen a alguno de mis hombres se acabó el estado de derecho”.

1995: “Me iré al cielo. ¿Dónde habría ido, según usted? ¿Al infierno? No, esté tranquilo, iré al cielo”.

The Clinic Online, 40 frases macabras del tirano.

Monedas complementarias

Los sistemas de trueque local, como los bonos del Bangla-Pesa, pueden ser muy útiles dónde las capacidades de productividad locales están infrautilizadas debido a la escasez de la moneda nacional en circulación dentro del territorio local. Los bonos permiten que tenga lugar el intercambio entre productores y consumidores locales, que de otra forma no ocurriría.

Stanislas Jourdan y Talmai Caballero, Kenia prohibe moneda complementaria y arresta a líderes del proyecto.