Ser de la Real

[El Real Madrid] nos seguirá ganando una y otra y otra y otra vez. Pero nos están reservadas a nosotros, y no a ellos, la victoria inconcebible, la euforia del milagro, la posibilidad de lanzar un balonazo que desvíe a los planetas de sus órbitas: el gol de Zamora. Ocurre una vez cada cien años. Y de eso vivimos, de la improbabilidad, la esperanza y la nostalgia.

Ander Izagirre, Mi abuela y diez más.