O fe, o inteligencia

La ciencia tiene cada vez más claro que existe una correlación entre inteligencia y religiosidad, pero es negativa: los más inteligentes tienen tendencia a ser menos religiosos.

Miguel Ángel Criado, Cuanto más inteligentes, menos creyentes.